Por qué Utilizar traviesas de madera de roble en su jardín

Las traviesas de tren son las favoritas en todo tipo de jardines, ya sea en camas elevadas, muros de contención, escalones o asientos. Además, no parece que esta tendencia vaya a desaparecer: naturales, rústicas y versátiles, las traviesas de madera siguen siendo populares entre los amantes de tener un diseño de jardín perfecto y único.

Aunque existen traviesas de ferrocarril de distintas maderas, así como las ecotraviesas, en nuestros diseños preferimos utilizar traviesas de madera de roble.

El motivo es que las maderas duras como el roble son más lentas en su crecimiento, lo que les confiere una estructura más densa, que es altamente duradera y es más resistente a la descomposición sin necesidad de tratamiento. Esto también implica que son más pesadas de manejar y suelen ser más caras que las traviesas de madera blanda.

No obstante, si se considera el hecho de que las traviesas de roble pueden durar unos 30 años sin ser tratadas, su valor es muy elevado.

Usar traviesas de madera nuevas o recuperadas de vías de tren

traviesas de madera

Es posible que se sienta atraído por la idea de utilizar «traviesas de ferrocarril» para su jardín porque le gusta la idea de utilizar madera reciclada y dar un poco de «herencia» a su jardín.

Sin embargo, tenga en cuenta el hecho de que las traviesas restauradas que se han utilizado en los ferrocarriles pueden estar cubiertas de suciedad y haber sido tratadas durante años con alquitrán, lo que puede filtrarse a su jardín, a la ropa y a la piel.

Por este motivo, le aconsejamos que opte por traviesas de madera de roble nuevas, de forma que pueda estar seguro de que su madera será respetuosa con su jardín, sus plantas y su familia, al tiempo que dejará entrever su carácter único.

Las traviesas de madera natural son mejores

Dado que la madera de roble constituye un elemento natural, seguramente el atractivo rústico de las traviesas será una de las razones por las que habrá optado por ellas. Le animamos a aprovechar sus propiedades únicas y le ofrecemos los siguientes consejos para que sus traviesas se integren en su jardín:

  • Las traviesas de roble nuevas son de calidad paisajística, no de calidad mobiliaria. Son de roble «verde» (es decir, se han cortado en los últimos 6 meses) y no están secas ni curadas.
  • La madera de roble puede tener grietas en los extremos y puede tener nudos, imperfecciones y bordes desgastados. En ocasiones, la madera puede presentar varias grietas más finas o un número menor de grietas más grandes. Todo ello forma parte del carácter y el encanto de la madera.
  • Las traviesas de ferrocarril de roble nuevas pasan de tener un color dorado a un aspecto más oscuro, «manchado», para finalmente madurar a un gris plateado a medida que la madera se va curando. La maduración natural de la madera dura de 4 a 12 meses, según la luz solar y la situación de las traviesas.
  • Las traviesas de ferrocarril de roble nuevas suelen ser cuadradas por una cara, con algunos bordes redondeados (festones) en la cara opuesta, donde el roble ha sido cortado desde el exterior del árbol. A veces, pueden arquearse a lo largo de su longitud.
  • La savia y la resina aparecen de forma natural en toda la madera. Dependiendo de la densidad dentro de los anillos de crecimiento de la madera, ésta tendrá que salir en algún momento, y es posible que la savia aparezca a través de cualquier grieta o nudo en la madera.

Mantenimiento de las traviesas de madera

traviesas de madera

Limpieza

Puede cepillar sus traviesas de madera de roble para que tengan un aspecto limpio y cuidado. Quizás observe que las traviesas pierden savia o resina, lo que puede eliminarse con agua tibia y jabón. También pueden eliminarse las algas fregando las traviesas con agua tibia.

Tratamiento

A diferencia de las traviesas de madera blanda, (madera como la de los muebles de palets) que deben ser tratadas con creosota o con un tratamiento a presión a fin de evitar que se pudran y se derrumben, las traviesas que son de madera dura son mucho más duraderas. Puesto que son naturalmente más duraderas, le sugerimos que deje sus traviesas de madera de roble sin tratar.

Astillado

Las maderas duras suelen contener mucha humedad, así que son más propensas a agrietarse y contraerse con el tiempo. Es totalmente normal que la madera de todos los tipos se parta al contraerse y cambiar en respuesta al clima, y es habitual la aparición de muchas grietas a través del tiempo.

No obstante, no es habitual que una grieta llegue al centro de la traviesa durante una distancia lo suficientemente larga como para afectar a la integridad estructural de la misma.

Bolsas de resina

Las bolsas de resina se producen cuando la resina se acumula en las cavidades que ocasionalmente se pueden producir en los anillos de crecimiento del tronco. Cuando la luz del sol incide, la resina se extrae, de forma similar a la «subida de la savia», pero más concentrada. Se trata de un hecho totalmente natural y algo que sucede de vez en cuando cuando se trata de un producto natural y orgánico como la madera.

Una buena limpieza con agua tibia y un jabón que combata el aceite ayudará a eliminarla, pero nunca caigas en la tentación de utilizar un limpiador a presión, ya que podría dañar la estructura de la madera.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Esmeralda López

Esmeralda López

Experta en decoración del hogar, con más de 10 años de experiencia en trabajos de bricolaje y manualidades creativas. Forma parte de la sociedad española de expertos en trabajos para el hogar y ha formado a cientos de personas en el campo de la decoración y el interiorismo.